lunes, 15 de octubre de 2007

A proposito de Tomas Sanchez


Por Nelson Diaz de Villegas



Su éxito comercial es el mejor comentario sobre su obra. Debajo de todos esos matorrales –y aunque esté implícito– debería colocarse un cartel que dijera "sin palabras", pues la mudez es su esencia.Virgilio habla, en Presiones y diamantes, de una especie de viaje turístico o campismo profundo que la burguesía cubana emprendió en las postrimerías de la República. Nunca sabremos hacia dónde se dirigían –a horcajadas sobre témpanos de hielo– nuestros escapistas, aunque sí conocemos qué le pasó al país de donde escapaban. He imaginado muchas veces que huyeron a una caleta de Tomás Sánchez.Las intenciones de la burguesía miamense al invertir una millonada en un acrílico inane no son distintas: volar lejos, a una Cuba precolombina, anterior a Miami; anterior, incluso, a nuestro pasado ibérico; a un lugar donde, según cuenta el Padre Las Casas, se podía marchar muchas leguas debajo de las frondas.Es decir: al Paraíso.En el bosque primordial del último Tomás Sánchez, la burguesía borrada ha llegado a decir con el Friedrich Nietzsche de la Genealogía: “¡Fuera yo!” Y esa renuncia del ego emparenta al pintor de manglares con el budista shopenhaueriano de los primeros basureros. Sus plácidas lacunae mentis pueden adornar lo mismo un comedor de Kendall que la cubierta de un CD de Pablito o una oficina del Comité Central.¿No será Tomás Sánchez otro acuarelista de lo antillano? ¿Acaso no hay algo intrínsecamente batistiano en lo acomodaticio de esos paisajes que van tan bien con un juego de living?
Néstor Díaz de VillegasLos Angeles

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando se habla de un gran pintor de esta manera, solo puedo decir que malo es la ignorancia

Norah dijo...

Y más todavía se puede decir: qué triste la falta de sensibilidad, de espíritu. Qué triste debe ser para el autor tener ciego el ojo de ver la belleza.

Anónimo dijo...

Pues a mi me hace "quitarme el sombrero" Pienso incluso en mi hijito de 8 años que ama los paisajes donde los árboles se entrecruzan haciendo un arco y de veras hago una reverencia a la belleza y a que hayan todavía personas que pinten o detecten lugares así. Cuando vivía en Cuba e iba al museo de Bellas Artes, recuerdo que uno de los primeros cuadros era "Relación", también de Tomás Sanchez y recuerdo el gusto infinito de detenerme, detenerlo todo para contemplarlo... en fin, siempre habrá quien esté de acuerdo o en contra.

CarneZafiro dijo...

alto blog!!

ENRIQUE dijo...

Que manera de hablar mierda ...todos

Expo-online: Nuevas obras de Damien Cruz http://damiencruz.com/

Expo-online: Nuevas obras de Damien Cruz http://damiencruz.com/
Green village

The return

Sunset marina

Street fight

Angela

Malecon

Lost city

Havana reflections

Luna llena

Conga

Subscribe via email

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Suscribirse ahora poweredby

Powered by FeedBurner